Entrada destacada

GLAMOUR DE PAGO

  El pasado día 11 de Septiembre ha tenido lugar en el Edificio Nouvel del Museo Reina Sofía la presentación de la programación de la temp...

viernes, 14 de septiembre de 2018

GLAMOUR DE PAGO


  El pasado día 11 de Septiembre ha tenido lugar en el Edificio Nouvel del Museo Reina Sofía la presentación de la programación de la temporada 18-19 de Movistar Plus. Al acto acudieron los más notables periodistas y creadores del sello.

  Entre los periodistas se encontraban Iñaki Gabilondo, Jon Sistiaga y los no menos insignes Michael Robinson y Antonio Lobato. Sistiaga, profesional todoterreno donde los haya, manifestó que, al reflejar conflictos en sus reportajes, hay que tomar la distancia emocional suficiente como para no ver tu trabajo entorpecido por una emotividad excesiva. También hizo acto de presencia la presentadora Paula Vázquez.

  En Movistar no han escatimado en profesionales para hacer gala de todos sus contenidos. Cabe mencionar, además, que ya hay fecha para la integración de Netflix (cuyas condiciones siguen, a día de hoy, siendo una incógnita): será en el mes de Diciembre.

   Entre los creadores y actores que se hallaban en el acto se encontraban el célebre youtuber ElRubius, Paco León y Leticia Dolera. Otros de los actores que estuvieron en el evento fueron aquellos que un servidor ha tenido el privilegio de entrevistar, es decir, Adriana Ozores, Diego Martín y Aitana Sánchez Gijón.




ADRIANA OZORES

EBGDT: Adriana, desciendes de una larga estirpe de actores que son muy reconocidos aquí en España. ¿Eso te ha pesado mucho a la hora de afrontar tus papeles, de encaminar tu carrera…o, simplemente, te has dejado llevar por tu talento y el de tu familia?

   En un momento dado, cuando yo empecé en esta profesión, a la puerta que yo llamaba sonrisa que yo recibía. Me recibían con una sonrisa, con los brazos abiertos, con todo el cariño del mundo. Tuve la gran suerte de pertenecer a esta familia, y para entrar en esta profesión entré con un pie maravilloso. Sí que es cierto que, al cabo del tiempo (lógicamente) no solo el público, sino tú misma te exiges tu propio carácter, tu propia idiosincrasia, tu propia valia, tu propio talento. Y estás una etapa teniendo que contar que “yo soy otra cosa, además de mi familia”. La herencia que yo he tenido de ellos, el conocimiento que me han dado de seis generaciones atrás de actores, los guardo como un tesoro.
EBGDT: Bueno, engo que decirte que he visto Thi Mai en Netflix. Es una película encantadora, estábais todas estupendas. Quería saber si me podías comentar alguna anécdota del rodaje de Thi Mai.
  En Thi Mai no nos hemos podido reír más las tres. Esa Carmen Machi, es muy difícil ser más graciosa en la pantalla y en la vida. Es muy difícil. ¿Anécdotas? ¡Todas!. Íbamos las tres al principio de la peli con el nola, que es el gorrito, que es el gorrito que llevan ellos, pero es el gorrito de paja que llevan los campesinos, no en la calle. Bueno, no te quiero contar lo que se descojonaron de nosotras en la ciudad, como diciendo “¡vaya tres catetas!”. Como si ahora vieras a alguien vestida de lagarterana por la Gran Vía. Más o menos, una cosa así. La gente se meaba de vernos a nosotros, y nosotras no sabiendo “pero esta calle…pero esperate, la otra calle…” pero fue muy divertido, nos lo pasamos muy bien. Fue un regalo.









EBDT (Hablando de Michelle Jenner, de Los Hombres de Paco) En el caso de Michelle Jenner, ¿no crees que de casta le viene al galgo? Digo porque el padre es un actor estupendo

¡Estupendo! De casta le viene al galgo, y ella tiene idiosincrasia propia como una actriz maravillosa y no te quiero contar la calidad de persona, cómo es Michelle. Eso son palabras mayores.

EBDT: Bueno, tengo entendido (por fuentes muy cercanas) que tu tío era un crack doblándose a sí mismo

¡Absolutamente! ¿Tú sabes lo que era meterte en una sala de doblaje? En aquella época, desde luego Mariano doblaba todo lo que hacía pero porque se inventaban tantas cosas en la sala de doblaje que decían “¡qué pena, qué desperdicio!”. Y entonces lo doblaban todo, metían morcillas, se inventaban cosas…muy divertido.



AITANA SÁNCHEZ GIJÓN

EBDT: Bueno, te tengo que hacer una pregunta sí o si. Tú has rodado con Christian Bale y, si no me falla la memoria, ni más ni menos que con Anthony Quinm y Keanu Reeves. Por favor, ¡cuéntanos como fue la experiencia!

Muy distinta en cada caso (ríe). Con Christian Bale fue rara, porque él estaba como un monje budista guardando sus energías para el plano, porque perdió como treinta kilos. Si habéis visto El Maquinista es casi un espectro, da miedo verle. Entonces él no se relacionaba prácticamente con nadie, porque tenía realmente la energía justa para el plano. Yo creo que si se esforzaba un poco más se desmayaba. Pero luego, al final de la película, comenzó a comer otra vez y ya venía por la mañana y charlaba y nos saludaba y se interesaba por ti, o sea, era otra persona, aparte de que empezó a comer.

    Anthony Quinn ha sido uno de los grandes encuentros de mi vida, porque era sentarse con la boca abierta, escucharle contar anécdotas e historias, era como un niño grande, siempre con ganas de reír y de divertirse, un hombre muy cálido, muy cercano.

 A Keanu le tengo un cariño inmenso, pero era muy tímido, muy cerrado en sí mismo, pero nos cogimos un gran cariño.







EBDT: Bueno, yo lo que tengo comprobado desde hace un cierto tiempo, es que hace 25 años o incluso 15 a un actor de Hollywood no se le ocurriría hacer una serie en una plataforma de pago por visión, o en televisión en general. Sin embargo, ahora está pasando lo contrario, que se ponen a hacer protagonistas...

Incluso a producir sus propias series y a idear historias. Sí, es que la cosa ha cambiado un montón, es que yo creo que el mejor cine ahora se está haciendo en televisión.

EBDT: ¿Cómo valoras ahora este fenómeno?

  Lo valoro positivamente, porque cada vez hay más y mejores series. Si fuera que cada vez se hacen más series pero es todo un desastre te diría qué pena porque se ha perdido la calidad con esta cosa de que puedes ver las series en cualquier plataforma, en cualquier, te lo puedes descargar en el móvil, en cualquier pantalla…pero no. Mira Alfonso Cuarón, acaba de rodar en Venecia una película que ha producido Netflix. Estamos en un cambio muy importante de la manera de hacer y de consumir ficción.



DIEGO MARTÍN

EBDT: Has hecho series como (por ejemplo) Doctor Mateo, donde interpretabas a un tipo bastante poco recomendable como persona. ¿Te sientes más cómodo en el drama o haciendo comedia? ¿Qué es lo más difícil para tí de cada género?

Tampoco sé si se trata de una cuestión de dificultad. Depende mucho del personaje, pero en general se te van quedando cosas muchas veces asociadas a lo más reciente o a lo que más ha calado en la gente. Al final son lugares comunes, sí que puedo estar de acuerdo en que la comedia no es forzosamente lo más fácil de hacer y que quizás exige elementos que son más difíciles de trabajar, pero los actores somos más de querer buscar un cambio. Cuando enlazas varias comedias seguidas te apetece drama. Es verdad que le ponemos algo más de respetabilidad al drama (no sé porqué), pero cuando de repente lleva uno varios dramas o varios trabajos en los que no ha podido trabajar la comedia también se echa de menos. Reconozco que trabajando en comedia disfruto mucho, quizás por que hay una reacción más directa, más inmediata, más visible, tanto por parte del público como por parte de los compañeros con los que trabajas, pero es algo al mismo tiempo un poco irracional.
  Uno empieza de alguna manera a ser consciente de que puede hacer comedia cuando los demás te dicen que sí que haces gracia, pero no es algo que uno…incluso hay cosas que ha hecho uno con la que la gente se ha reído y que a mí no me parecen gracias, pero bueno, mira…¡bendito sea!. 





EBDT Hay muchos actores, cineastas y directores de televisión que han usado la televisión y el cine (sobre todo Costa Gavras) para defender ideales políticos. ¿Tú crees que la ficción debe interesarse por esos temas, que debe posicionarse por alguna opción política o social, por ejemplo?

   Mira, desde luego si lo hacen como Costa Gavras pues fenomenal. Al final yo creo que no se trata tanto del qué. Me repito, no es tanto del qué como del cómo. Yo creo que cuando hablamos de posicionarse muchas veces tendemos a ser prediccionistas y maniqueos. Si la pregunta es si la ficción debe ocuparse de la política es obvio que sí, pero porque la ficción debe de ocuparse de cualquier aspecto que concierna al ser humano, y evidentemente la mera convivencia en sociedad es política. Ahora, que lleguemos al panfleto, a la moralina o a una especie de elección de moral…a mi eso me echa mucho para atrás.

   Creo que una de las mejores series que se han hecho en esta especie de edad de oro de la televisión es The Wire, que es una serie profundísimamente política. A veces, cuando hablamos de posicionarse lo que hacemos es querer reducir todas las cosas a “pues defiendo esto, soy de este lado, defiendo esto y ataco lo otro”. A mí lo que me interesa es que me abran preguntas, me interesa que la ficción pueda hablar de la complejidad de las cosas y no que me dé lecciones. Respecto a Costa Gavras hay cosas que han pasado inadvertidas, pero es un gran señor del cine.



FERNANDO GUALLAR

EBDT. Teniendo en cuenta que la idiosincrasia y la manera de pensar de hace cincuenta años no podía ser la misma que ahora, ¿te es difícil enfocar un personaje de época?

   Hombre, yo lo que te comento es que en los años setenta Raúl de la Riva no podría ir dándose besos con otro hombre, estaría en la cárcel. La mujer (lamentablemente) en los años setenta no gozaba de los privilegios de los que goza ahora, como el personaje de Clara, que es un personaje muy empoderado, muy feminista. Yo creo que, realmente, para construir un personaje verídico de la época, tienes que hacerte un trabajo de cierta investigación. El personaje de Sergio actualmente sería muy diferente, ya no es solo el contexto de la época, sino por ejemplo los Godó (que es mi familia), Adriana Ozores, Imanol y yo…cómo nos relacionamos con el resto de personajes es muy diferente. Somos una familia aristócrata en la que siempre ha habido (yo creo) un código muy superficial a la hora de relacionarse con las otras familias de la alta burguesía catalana, entonces se nota mucho cómo se relacionan y se ven. Cuando estamos en los Godó es todo más hermético, más inexpresivo, no somos como los infantes, que tienen otro código. Eso es bonito a la hora de verlo.

EBDT: Se puede decir, por lo tanto, que en aquella época había una doble moral ¿no?, es decir, hacemos cosas de puertas para adentro pero de puertas para afuera se esconde…

Sí, claro, por supuesto en el caso de Raúl de la Riva. Los homosexuales iban a la cárcel, pero ¡cuantísimos homosexuales habría en el régimen!. Está todo como dibujado, como colocado. La gente no podía ser quien era, claro.



























EBDT: bueno, tengo que decirte que soy un enamorado del mundo del doblaje, del buen doblaje. ¿Has tenido la oportunidad de escucharte doblado en algún otro idioma? En caso afirmativo, ¿destacarías algún doblaje de los que te han hecho?

Me he visto doblado al italiano y al brasileño. Me ha parecido super interesante, pero me ha parecido super raro. No estoy acostumbrado porque ninguna de mis series la había visto en versión doblada. El doblaje es una industria muy difícil, es muy difícil darle al personaje la esencia que tiene porque –para mí- el personaje lo construimos con la imagen pero también con la voz, entonces es verdad que es muy difícil asumir el reto de que tenga esa esencia, porque nosotros hacemos también un trabajo vocal en muchas ocasione. Es muy difícil, pero me parece muy interesante. Yo cuando lo veo me suele espantar un poco, entonces prefiero no verlo, la verdad.







sábado, 28 de julio de 2018

EL AVE: UN DESPROPÓSITO ANDANTE

  Todos somos conscientes de que España necesita (como todos los países) unas comunicaciones eficientes al servicio del ciudadano, que le permitan trasladarse libremente, con opciones suficientes y comodidad dentro del territorio español. ¿Es esta la realidad? ¡No!. El ejemplo más bochornoso de todo esto es el AVE.

  Desde que se inauguró la primera línea española de AVE, TODAS las administraciones han querido colgarse la medalla. Pero, cosas de la vida, ha hecho falta que tuviésemos un presidente del gobierno sevillano, otro de Valladolid y un ministro gallego para que el AVE llegase a Sevilla, Castilla y León y Galicia. ¿Qué tiene que ver esto conque se hayan colgado la medalla?








  Tiene que ver que, según un estudio publicado en el diario EL PAÍS, NINGUNA DE LAS LÍNEAS DE AVE EN ESPAÑA ES RENTABLE. Normal entonces que los señores de Renfe hayan pegado subidas de miedo en las tarifas de los trenes de Media Distancia, de algún lugar hay que sacar pasta para que la compañía no sea un pozo sin fondo.

   No obstante, Renfe no se ha contentado con subir los precios de los billetes de Media Distancia: también han dejado sin conexión directa con los grandes corredores ferroviarios a pueblos e incluso provincias en aras de la rapidez (y de la idiotez). Si antes deseabas viajar de Huesca o Tardienta directamente a Galicia, La Rioja o Castilla y León tomabas un tren Estrella y punto. ¿Ahora? Coge un tren de tercera hasta Zaragoza y si pierdes el siguiente tren presenta las reclamaciones al maestro armero (pero, ojo, todo esto en aras de la rapidez y el confort, ¿eh?)

  Eso sí, no hay que desesperarse. Por la rentabilidad de la empresa, Renfe ha suprimido prácticamente TODOS los servicios nocturnos mientras ponen aves a diestro y siniestro.

  He hecho bien en decir que no hay que desesperarse. Pero claro, no hace falta deseperarte mientras no tengas que desplazarte por Teruel, Extremadura y la zona oeste de Toledo. Da igual que tengas que poner el grito en el cielo porque Teruel  no tiene ni un puñetero tren que te lleve a Madrid y por ello tengas que decir que Teruel existe, que tú y tus paisanos vayáis en masa desde Extremadura a Madrid para suplicar que los gobernantes de turno os pongan trenes cómodos y rápidos y dejen de pasar de tu ciudad o de tu comunidad autónoma como de comer basura. Y mientras tanto, los mejores medios de transporte  e infraestructuras en general seguirán llegando solamente a las provincias más desarrolladas en vez de llegar a unas provincias que no cuentan con tanto desarrollo y que necesitan más que las otras de la capacidad bienhechora de papá estado.

 Esto es Renfe señores, y como todavía no hay otra empresa que les haga apretar el culo, aquí no pasa nada. Es lo que tiene ser tan grande (no en el sentido humano, claro).

PD: si algo es inexacto o he cometido algún error, ruego me lo comuniquéis.

miércoles, 16 de mayo de 2018

Noches, Noches, Noches


 Queridos amigos, el próximo 21 de Julio arrancará en Madrid la cuarta edición de las ya célebres Noches del Botánico. Se trata de un conjunto de conciertos celebrados gracias a, entre otros,  Planet Events, Julio Martí y la Universidad Complutense, cuyo jardín sirve de escenario para el musical evento. 

  Esta edición no puede tener mejor aspecto: a Serrat, Elvis Costello y Miguel Poveda se les unen, entre otros, los archifamosos Carlos Vives y Pat Metheny. 

¿Cómo llegar? ¡Muy sencillo! A través del metro de Ciudad Universitaria o los autobuses 82, 132, F,G,U y N20.

¡Las Noches del Botánico os esperan!



viernes, 4 de mayo de 2018

EL PAÍS DE LOS ATRILES


  Con frecuencia, cuando leo posts en eldoblaje.com en los que sus miembros hacen todo tipo de preguntas relacionadas a encaminar sus pasos hacia el apasionante mundo del doblaje. Y, en muchas ocasiones, se dan como respuestas puntos de vista absolutamente parciales y subjetivos que pueden confundir al futuro –o no- actor de doblaje. De modo que, voy a intentar responder las dudas que todo el mundo tiene sobre cómo encontrar la mejor escuela.

Woola a todos, quiero hacer un curso de doblaje porque tengo una voz muy chula…

  Si ese es el motivo que te lleva a intentar cursar doblaje, olvídate. Cualquier voz vale para el doblaje, aunque es mejor si tiene personalidad (en mi opinión). Pero, desde luego, una de las condiciones principales para ser actor de doblaje lo especifica la propia expresión: SER ACTOR. No importa si no has hecho aún nada profesionalmente, pero tienes que llevar dentro el bicho artístico, el bicho del escenario. Si no tienes talento interpretativo, olvídate. Porque, por mucho que te pongan a doblar al mejor actor, NUNCA lo harás bien. Siento ser así de duro, pero es la realidad.

















Quiero ir a una escuela de doblaje, pero no sé a cuál

  No quiero despreciar a ninguna de las comunidades autónomas en las que se hace doblaje, pero las escuelas DE VERDAD están en Barcelona, Madrid, Alicante y Sevilla. Date cuenta de que he dicho que están en estas ciudades, lo cual no quiere decir que todas sean buenas. Las hay que son buenas escuelas donde quienes enseñan son profesionales con experiencia acreditada y las hay que son sacacuartos dirigidas por aficionados que no saben hacerse la O con un canuto. Pero, ¡ohhhhh….GRACIAS!, tenemos la web de eldoblaje.com, donde puedes corroborar la experiencia (o no) de quienes dan las clases. Y si alguno de los profesores de tu escuela no quiere decirte a quién dobla DESCONFÍA de ese “profesor”.

   Si es necesario que te enseñe un profesional acreditado no es solamente por el motivo anterior, sino porque el acceso a la profesión es cada vez más difícil y –por las normas dictadas por algunos estudios- solo permiten que entres como principiante si tu profesor te ha encaminado al estudio para que te hagan una prueba.

Fulanito, eres una enciclopedia

   Aunque el título de este epígrafe suena a guasa, es adecuado para explicar dos consejos que –si eres un apasionado del doblaje- te recomiendo que sigas ahora y durante toda tu etapa de aprendizaje Y TODA TU CARRERA.

  El primero de estos consejos es que escuches mucho doblaje clásico. En el doblaje clásico, en aquellos doblajes que se hacían entre los años cuarenta y principios de los ochenta, encontrarás CLASES MAGISTRALES DE INTERPRETACIÓN. Sobre todo, debes escuchar –sí o si- los siguientes doblajes:

-EL COLOSO EN LLAMAS (ojo, el doblaje original, no el redoblaje)

-UNO, DOS, TRES

-LOS CAÑONES DE NAVARONE

-LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ

-DOCTOR ZHIVAGO

-SONRISAS Y LÁGRIMAS

-EL PADRINO (de nuevo DOBLAJE original, aunque el redoblaje sea bueno)

-TIBURÓN (oooootra vez, doblaje original, aunque el redoblaaaje seeea bueeeeeno) 

Y sí, también el siguiente doblaje actual: V DE VENDETTA

  Otro consejo que me gustaría dar es el siguiente, al que el primero precede: dedica parte de tu tiempo a investigar sobre el doblaje. Yo he pasado por dos escuelas de doblaje, y veo que –si bien no todos- muchos compañeros adolecen de falta de conocimientos sobre la historia del doblaje. Una historia que no debe olvidarse, compuesta por profesionales en cuyo espejo todos debemos mirarnos. Esto conlleva buscar y contrastar información en los foros especializados, hemerotecas, entrevistas en programas de radio y televisión a los cuales se puede acceder por Internet, leer libros sobre la materia….

   Cuando hagas todo esto, verás que seguir todos estos consejos no solo aumentará tu cultura, sino que te emocionará y te entretendrá. Y aquí viene mi anécdota particular. Un buen día acudí a una estupenda gala, los PREMIOS IRENE. Y me encontré a la hija de Angel Mari Baltanás, el mejor actor de doblaje que ha tenido Madrid y uno de mis mayores ídolos. Le dije claramente que su padre era un genio, que era el número uno. Ella me contestó que le eso le sorprendía porque yo era muy joven, y que le hacía mucha ilusión que se lo dijera. Muchas personas de las nuevas generaciones no pueden decir lo mismo.

Primeras Figuras

   Este epígrafe me sirve para hacer hincapié en lo que ya expliqué en el segundo. En la web de eldoblaje.com siempre enseñan la ficha como actores de los profesores que hay en tu escuela SIEMPRE Y CUANDO HAGAN DOBLAJE, pero te recomiendo también encarecidamente que tomes contacto con Adoma, el sindicato de actores de doblaje de Madrid. Ellos te guiarán mejor que nadie sobre cuál escuela es la mejor. Porque en Madrid, hay cierto grupito de ESQUIROLES con los que es mejor no tomar contacto, porque ellos no te van a acercar a la profesión, sino a la SUB-PROFESIÓN. Aquella a la que nunca han pertenecido ni pertenecerán los grandes del doblaje.

sábado, 28 de abril de 2018

PREHISTORIA DEL AUDIOVISUAL DOMÉSTICO (II PARTE)

   Pongamos que estamos en el año 2000. Las cosas han cambiado. El VHS da sus últimos cabezazos, y la mayoría de los españoles de mediana edad han introducido en sus casas el DVD, los ordenadores y  comienzan a descargar películas y música. Pero vayamos por partes.

La Culpa no fue de la Chacha, sino de....¡La Informática!

  La informática comenzó a capitanear lo que podría llamare Revolución Digital. Pero también esa parte tuvo su prehistoria. Los ordenadores del año 2000 no tenían discos duros de tanta capacidad como los de ahora, ni muchísimo menos. En 1998 los ordenadores se servían con 8 gb de disco duro, y para comienzos del siglo XXI con 25 o 30 (en el mejor de los casos). Esto, y la llegada del obsoleto dvd propiciaron que las personas empezasen a tomarse en serio eso que ahora se hace de ver lo que uno quiere cuando uno quiere.

   Sin embargo, no eran los tiempos de la fibra, ni mucho menos. Las primeras conexiones de Internet en generalizarse en nuestro país eran las líneas RDSI. Se trataba de unas líneas cuyo cable (¡EL DE TELÉFONO!) iba conectado a un aparato llamado módem, que iba conectado al ordenador por el tipo de cable antes mencionado. ¿Desventajas? las siguientes:

1-Que cuando navegabas por Internet no se podía usar el fijo en tu casa
2-Que eran más lentas que el caballo del malo
3-Que no permitían conexión wifi (no se había inventado)
4-Que eran líneas con la tarifa plana reducida: si navegabas en un día de diario entre las 8.00 y las 18.00 la factura echaba humo, ya que esas tarifas solo se aplicaban durante todo el fin de semana o, en el caso de días de diario, entre las 18.00 del mismo día y las 8.00 del día posterior.

   Eran tiempos de risa. Los mp3's casi no existían como reproductores, en su lugar usábamos unos aparatos llamados Discman, que no eran otra cosa que lectores portátiles de cd's. Los más afortunados hemos llegado a comprar discmans que leían archivos mp3, para lo que tenías que meterles cd's grabables con archivos de ese tipo (en los cuáles no cabían más de 700 megas por cierto). Era común ver a todos los mortales con bandoleras fabricadas ex profeso, en las que por una parte metías el discman y, por la otra, los cd's o cd-r con la música que PUDIERAS. Y es que muy pocos tenían los antaño famosos Ipod, reproductores mp3 con discos duros de más de 20 gb que costaban casi 300 euros.



bandolera discman
Bandolera de un discman


   Lo mismo pasaba con los dvd's. Hoy en día puedes ver cualquier película en un smartphone con calidad hd, fullhd e incluso 4k. Pero en aquél entonces, el que quería cine "andante", se tenía que comprar un dvd portátil. Eran lectores de dvd provistos de una pantalla (¡SD!) de, como mucho, 7 pulgadas.Eso, por no hablar de la batería, que NUNCA DURABA MÁS DE TRES HORAS. Ya os podéis imaginar cómo llevábamos las películas.



dvd potátil
DVD Portátil
    Estas limitaciones también se aplicaban a las descargas de películas y música. Es desternillante mencionar que, en aquellos tiempos, películas que no ocupaban ni 1 gb tardaban DÍAS ENTEROS en descargarse, y que descargar cuatro canciones en una sola noche (con el WinMX, nada de Emule, ni Ares ni Bittorrent..) ¡era toda una hazaña!

   Eran los tiempos de los archivos avi. Si pretendías descargarte un archivo avi (o divx) te tirabas, en el mejor de los casos, un día entero. Las líneas adsl eran de, como mucho, 5 megas.

Dvd de mis Amores

   Ahora estamos acostumbrados a ver películas sin cortes, en fullhd o 4k omo ya he dicho. Pero el dvd tuvo sus comienzos, y no fueron fáciles para el aficionado. Los primeros ordenadores que llevaban lector de dvd no traían grabadora de ningún tipo, y las grabadoras de dvd (¡que San Netflix me perdone!) costaban unos 900 euros más o menos. Por todo ello, la gente copiaba sus dvd's...¡en cd's!. ¿Cómo lo hacían? Sacrificaban el dolby digital 5.1 y el DTS, comprimían la película un montonazo y se cargaban también los extras, menús, subtítulos y todo lo habido y por haber. Pero, con todo y con eso, los archivos resultantes pesaban, casi siempre, más de un giga. ¿Solución? Dividir el archivo en dos partes y grabar cada una en un cd distinto, con la consecuencia de que, para ver una película completa, tenías que cambiar de disco a mitad del metraje (y luego alguno dice que cualquier tiempo pasado siempre fue mejor...¡tócate las narices!).

   Hoy en día basta con tener programas como el VLC Player con el fin de poder disfrutar de bandas DTS en los ordenadores, y, a día de hoy, prácticamente todos los televisores descodifican estas bandas, pero...¿qué pasaba antes?

    Si querías DTS tenías que tener un home cinema OBLIGATORIAMENTE. ¿Porqué? porque muchas veces, los lectores de dvd incorporaban lector de bandas dts, PERO NO DESCODIFICADOR DE ESTAS BANDAS, con lo que lo tenías que conectar vía spdif a un receptor que hiciera la labor. Otra opción era la de comprar un dvd con descodificador de Dolby Digital y DTS y seis salidas rca que iban conectadas a un AMPLIFICADOR Dolby Digital Ready, que solamente se encargaba de amplificar la señal. Y tampoco había alta definición en el sonido...era definición estándar.

Modas, Modas, Modas

   En los albores del vídeo doméstico, las películas se veían en unas condiciones malísimas impuestas por las distribuidoras. Me explico. En 1987, muchos cineastas firmaron el llamado Manifiesto de Barcelona, con el cual pretendían que las distribuidoras hicieran que las películas llegasen al público como fueron concebidas, es decir, entre otras muchas cosas, con la relación de aspecto y la duración con que fueron estrenadas en salas. Pero muchas distribuidoras seguían sin cumplir esas dos condiciones tras haberse firmado el manifiesto, el cuál, en España, se tradujo en una ley que, sin embargo, se incumplía sistemáticamente. 

   Por aquella época, todas las distribuidoras y canales de televisión aplicaban a la inmensa mayoría un invento que ellos usaron para fines cuestionables: el Pan and Scan. ¿En qué consiste? Vamos a remontarnos al nacimiento del Cinemascope para explicarlo.

   En los años cincuenta, la televisión amenazaba con dar al traste con los millones que los estudios de Hollywood estaban consiguiendo, y se pusieron manos a la obra para crear sistemas con los que atraer al público a las salas. Uno de estos se basa en una lente llamada Hipergonar, creada por el científico francés Henry Chrétien, y cuya patente él vendió a la Fox, quien bautizó al nuevo invento con el nombre de Cinemascope. Durante su lanzamiento fue considerado uno de los mejores sistemas de imagen y sonido que se habían inventado, pero tenía un talón de aquiles: sus dimensiones no se correspondían con las de las televisiones.

    De este modo nació el Pan and Scan, un procedimiento con el que se cortaba la imagen de cualquier película hasta hacer que se corresponda con la de las televisiones. Esto supone una gravísima alteración de cualquier película, porque con el Pan and Sacan se pierde (en el mejor de los casos) un 15 por ciento de la imagen original, pudiendo llegar en algunos casos al 50 por ciento. Tuvo que llegar el dvd para que las distribuidoras empezasen a erradicar la práctica de cortar la imagen de las películas.
Pan adn Scan
A la izquierda un ejemplo de imagen sin cortar, a la derecha la misma imagen con el Pan and Scan
Para Finalizar

    A principios del siglo XXI llegaron la TDT, las emisiones en Alta Definición, la Fibra Óptica, y el no va más de los novamases, las plataformas de streaming y el 4K. Lo reconozco: en su día fui reticente a estas plataformas, pero, de momento, hay dos que parten el pastel: Netflix y HBO. Y todo ello, unido al hecho de que ya se pueden descargar legalmente discos de Amazon (que ha arrasado en España) me hace pensar (y creo que el tiempo me dará la razón) que, tal y como se están extendiendo y mejorando las conexiones de Internet, EL FORMATO FÍSICO DESAPARECERÁ TARDE O TEMPRANO, ya que, estemos donde estemos no tendremos que recurrir a los discos láser (cd, dvd y blu ray) para ver y escuchar lo que nos dé la gana, cómo y cuando nos dé la gana (algo cada vez más común entre los que somos veteranos inmigrantes digitales, pero no tan común en aquellos viejecitos -dicho con afecto- que vivieron esta revolución demasiado tarde). Sacad vuestras propias conclusiones. En versión original.

martes, 24 de abril de 2018

CON IRENE EN EL CORAZÓN


  Jesús Olmedo locutor de radiom dijo hace tiempo que los actores de doblaje no mueren. Y, en gran parte, tiene razón. Aunque la profesión se haya visto marcada por cinco decesos en este mes. Cinco han sido los maestros que nos han dejado: Eduardo Moreno, Jose Antonio Ceinos, Diego Martín, Pepe Mediavilla y la traductora y empresaria Nelly Manso de Zúñiga.

Una Pionera Entre Pioneros

   Todos los actores antes mencionados (así como sus numerosos coetáneos) amaron y respetaron el legado dejado por una figura pionera en la labor de las mujeres al frente del doblaje: esa gran y mítica dama del doblaje que siempre será Irene Teixidor Mendo, o, como todo el mundo la conocía, Irene Guerrero de Luna.



Irene Guerrero de Luna


   Doña Irene fue una de las primeras actrices de doblaje de nuestro país, labor que empezó en los estudios parisinos de la Paramount a las órdenes del mítico Luis Buñuel. No fue hasta el nacimiento de los primeros estudios de doblaje en España que Irene se volvió a Madrid, donde además de actriz de primerísima fila fue la primera mujer en traducir, adaptar y ajustar diálogos y dirigir doblajes (labor que realizó en Fonoespaña, presididos por el empresario italiano Hugo Donarelli Dobici).

  Tuvo el privilegio de ceder su talento y sus cuerdas vocales a actrices como Claudette Colbert, Tallulah Bankhead, Marlene Dietrich y Bette Davis. No obstante, y que me perdonen los más puntillosos, generaciones como la mía (del 84) la recordamos especialmente por su trabajo doblando a Estelle Getty en esa serie icónica llamada “Las Chicas de Oro”, cuyo director de doblaje (Víctor Agramunt) fue también uno de los premiados en la gala de la que hablaremos a continuación.

Lo Que el Atril Se Llevó

  La escuela de doblaje de Madrid ha ideado la excusa perfecta para reunir a todos los profesionales del doblaje y, de paso, dar el merecido reconocimiento a todos los miembros en activo de la vieja guardia del arte de prestar voces. Y esa excusa son los Premios Irene.

   Se trata de premios que, en su primera edición, no han tenido carácter competitivo, y que sirven para honrar a la profesión como lo merece.

   Las actrices y actores premiados fueron Ana María Simón, Pilar Gentil, Selica Torcal, Víctor Agramunt, Jose Ángel Juanes, Javier Franquelo, Eduardo Moreno (D.E.P), Claudio Rodríguez, Héctor Cantolla y Juan Logar. Por otra parte también se premió la labor del gran técnico de mezclas Alberto Herena, de la traductora y empresaria Nelly Manso de Zúñiga, a la propia Paramount Pictures por la invención (por parte de dos de sus ingenieros, Jacob Karol y Edwin Hopkins creo recordar) del doblaje, a Maria Teresa Vázquez (encargada de producción de muchos doblajes) y al estudio Tecnisón.

   Los hijos de Eduardo Moreno recogieron emocionados el premio que iba a recoger su padre, mientras que Ana Arbona –directora general de Tecnisón- hizo lo mismo (de la mano de Miguel Sigueros) con el premio a Tecnisón, que –en realidad- es un premio a su padre (D.E.P), el empresario José Luis Arbona. El premio dado a Nelly Manso de Zúñiga fue recogido por su hija, Elena de Maeztu (también estaban presentes en la gala Ramiro-hijo de Nelly, traductor y director de doblaje- y la mujer de Ramiro, Luisa Ezquerra, también actriz y directora). Por otra parte, fue la supervisora de doblaje Natalia Pérez la encargada de recoger el premio concedido a Paramount. Juan Logar recogió de manos de su hijo su propio galardón.

  A la gala no faltaron otros directivos y ex directivos del mundo de la sonorización como Jordi Daura (de Sonygraf), Renata Merino y Manolo García (ambos fundadores de los estudios 103 Todd Ao) y Pedro Summers, gerente de los estudios 103 Deluxe.

  La ceremonia contó con actuaciones musicales, fragmentos de películas e incluso imitaciones humorísticas. El maestro de ceremonias no fue otro que el gran Juan Luis Cano, quien en un momento dado conectó via Skype con su compañero de Gomaespuma Guillermo Fesser.  Hay que mencionar   que fue un evento a beneficio de la fundación que ambos presiden.

  El Teatro Príncipe Gran Vía (que dirige el actor y director de doblaje Alberto Closas) estuvo copado por lo más selecto de la profesión del doblaje madrileño, aunque tampoco faltaron a la cita algunos alumnos de doblaje movidos por su pasión por el arte de llenar de magia los atriles.

  Otro de los logros de la organización es haber contado con la participación desinteresada del tristemente fallecido Antonio Fraguas “Forges”, quien diseñó el modelo del premio, ya quien se le dio merecido reconocimiento por toda su trayectoria.

  Sin ninguna duda, la primera gala de los Premios Irene alcanzó altísimas cotas de emotividad, respeto y amistad. La camaradería se respiraba en el ambiente, y si ya de por sí la entrada al teatro estaba concurrida, la apoteosis vino, para muchos, en la salida.

  Otra de las premiadas que contó con la absoluta simpatía del público fue la gran Pilar Gentil. Además de toda una estrella es la viuda del mayor genio del doblaje madrileño, el incomparable Angel Mari Baltanás, y  hace una labor tan admirable como la de su difunto,  al que la mayoría de profesionales y aficionados al doblaje profesamos devoción absoluta.

   Los detractores del doblaje pueden decir lo que quieran, pero hay una verdad irrebatible respecto a la forma de ver cine: el doblaje posee y poseerá siempre una emotividad que los subtítulos no lograrán nunca, ya que algunas de las voces que escuchamos en nuestra infancia quedarán para siempre grabadas en nuestra memoria “audio-emocional”.

viernes, 16 de marzo de 2018

¡ROMPE ESTIGMAS, RALPH!


   Disney es una de las compañías más prolíficas en el campo de la animación, lo cuál es un mérito por muy obvio que sea. Podemos entrar en disquisiciones sobre si sus películas son beneficiosas para la infancia o no, pero (qué queréis que os diga) no seré yo quien tome posiciones radicales en este tema, porque si bien han realizado películas éticamente devastadoras, no es menos cierto que también las han hecho con unos escrúpulos y una psicología que pocos creadores tienen.

  Lejos quedaron ya los tiempos de Mickey Mouse, Minnie y el Pato Donald (entre otros personajes). Siguen siendo conocidos, pero no hacen el furor que hicieron en los tiempos de la RKO (hay que decir que Disney no tenía inicialmente distribuidora propia, era la citada compañía quien distribuía inicialmente sus cortos y filmes).

  Lejos quedaron ya los tiempos de la moralina ultraconservadora de algunos de sus filmes. Ahora buscan mensajes más integradores, y hay una película que, en esto, se lleva la palma: ¡Rompe, Ralph!.

A la Caza de los Prejuicios

  La película nos cuenta la historia de un personaje de videojuegos que no es respetado, sino temido, por ser un villano. Un villano que detesta la etiqueta de “malo”, un personaje con un corazón de oro puro que es sistemáticamente apartado del resto de personajes solamente por tener una etiqueta. Como pasa con tantos colectivos en el mundo.



   La meta inicial de Ralph es conseguir ser respetado y aceptado después de conseguir una medalla, pero hay un personaje igualmente inocente y bondadoso, de nombre Vanellope, que se interpone en su camino. Se trata de una chiquilla atrevida y valiente que desea dejar de parpadear, para lo cual tiene que ganar una carrera. Ralph, por otra parte, intentará ayudarle en lo posible.

Voces de Oro

   El doblaje al castellano cuenta con magníficos actores que han puesto un sello inconfundible a sus personajes. Quisiera mencionar la estupenda labor llevada a cabo por Salvador “Patxi” Aldeguer (padre del actor Nacho Aldeguer) y a la no menos competente Sandra Jara (en este caso de casta le viene al galgo, porque su hermano es Iván Jara –Dexter- y su madre es la gran Amelia Jara).


viernes, 23 de febrero de 2018

EL HOMBRE COMPROMISO



  En tiempos tan duros como los que corren, es necesario todavía recordad cómo algunos hombres fueron, tal vez sin pretenderlo, la conciencia política y social de Hollywood. Sin embargo, he de hacer aquí un paréntesis: pese a lo que muchos creen, Hollywood nunca ha sido una máquina de hacer talento, sino de ABSORBERLO Y EXPORTARLO.

  Algunos de esos talentos –diez más exactamente- fueron a parar a la cárcel debido a que sus posiciones políticas no eran del agrado de los sectores más ultraconservadores de la época, en un proceso que duró más de diez años y que se dio en llamar “La Caza de Brujas”. No voy a dar nombres de los culpables porque el tiempo, así como la sensibilidad de algunos actores y cineastas, ya les han puesto en su sitio. En el único sitio que merecen.

Bryan Cranston como Dalton Trumbo

  Aquellos talentos que fueron a la cárcel son y serán siempre conocidos como Los Diez de Hoyllwood. Su historia está representada por el retrato cinematográfico que se ha hecho de uno de ellos, el gran Dalton Trumbo.

Guionista a tus Guiones

  Aquél período vital de Dalton Trumbo ha sido reflejado en “Trumbo; La Lista Negra”. Habla de aquél guionista empecinado en echar abajo aquella lista de guionistas que, si bien no trabajaban de manera oficial, sí lo hacían de manera oficiosa, y Trumbo fue uno de ellos.

  El filme tiene como telón de fondo los tiempos previos al rodaje de Espartaco, obra magna de Kirk Douglas para la que Trumbo trabajó adaptando la novela del mismo nombre, escrita por Howard Fast. Una película que significó, en la práctica, el derrumbe de aquella lista negra que tanto sufrimiento conllevó.

  El personaje protagonista fue interpretado por el gran Bryan Cranston, actor de raza donde los haya. A él se le suman actores como Diane Lane, Michael Stuhlbarg, John Goodman, Adewale Akinnuoye-Agbaje y Helen Mirren.

   La película ahonda en los problemas personales y laborales que ciertos personajuchos provocaron, y que hicieron del mccarthismo una época de aberrante pesadilla para quienes padecieron el odio de los ultraconservadores. Un odio que se extendía como una mancha de aceite.

  Este largometraje es el retrato fiel de los luchadores sociales y de cierta gente sin escrúpulos, gente con un concepto estúpido del patriotismo. Es la esperanza de que en todo pajar hay una aguja.

sábado, 17 de febrero de 2018

EL QUE RÍE EL ÚLTIMO RÍE MEJOR

  Hay algo –no sé porqué- que distingue claramente a los anglosajones y a los judíos de otros colectivos. Es algo intangible que revoluciona el mundo, y que puede tener efectos memorables o catastróficos (según se vea). Eso –que provoca tantos cambios globales- no es otra cosa que el carácter emprendedor.

  Tal carácter no se manifiesta a primera vista, ni sale a relucir a las primeras de cambio, pero es un síntoma de que, quien lo tiene, posee un caudal inagotable de talento. Tal es el caso de un señor llamado Reed Hastings.

  A muchos os sonará a chino este nombre, pero seguro que os suena la segunda empresa que fundó: Netflix. Sí, así es.


  Todo comenzó un buen día, cuando la extinta cadena de videoclubs Blockbuster cobró a Hastings 64 de los actuales euros por perder una copia en vhs de Apolo XIII. A Hastings se le cayó la cara de vergüenza, pero el mal trago le sirvió para concebir una idea revolucionaria: un servicio de tarifa plana de alquiler de películas.




Reed Hastings






  Hastings envió un dvd por correo postal, y, al comprobar que había llegado correctamente, dio rienda suelta a la aventura. Pero no debió quedar totalmente satisfecho con el alquiler de dvd’s. Hastings es informático de profesión, y sus conocimientos (así como la existencia de Youtube) le valieron para darse cuenta de que podía servir películas en streaming con la compresión adecuada. Y siguió adelante con la idea.

  Los grandes estudios, viendo que no podían combatir el ingenio de Hastings, se sumaron a la aventura, y, como prueba de que el que ríe el último ríe el mejor, Blockbuster cerró.

  Los primeros años de Netflix fueron, sin embargo, duros. No es ningún secreto que en esa época esta empresa arrojaba pérdidas. Pero Hastiings y su socio, Marc Randolph, no tiraron la toalla. Y comenzó una expansión que –seguramente- sigue hoy en día.




















Netflix y Olé.

  La compañía fundada por Reed Hastings y Mark Randolph llegó a España a finales del año 2015. Pese a que su catálogo era todavía algo escaso, las tarifas que inicialmente establecieron prometieron éxito. Nos quedamos muy cortos aquellos que pensamos que el invento podía despegar en nuestro país, y es que las tarifas son, sencillamente, irresistibles.

  En la época en la que Netflix llegó a España empezó el auge de las plataformas de televisión de pago, pero el streaming no acababa de despegar. ¿Por qué? Porque los servicios de streaming que había por aquél entonces en suelo patrio no solamente carecían de tarifas planas, sino que cobraban los alquileres a precios abusivos que hicieron que no pudiesen competir con las descargas gratuitas. Y fue precisamente este hecho el que beneficia a Netflix respecto a los otros servicios.

   Netflix ofrece varios planes a los que los usuarios podemos inscribirnos. El primero de ellos (básico) cuesta 10 euros, y te permite ver los contenidos en un solo dispositivo, con calidad sd. El segundo (al que un servidor se abonó inicialmente) da calidad full hd y permite el visionado en dos dispositivos, costando 12 euros, y el tercero (que da calidad UHD) se puede ver en cuatro dispositivos, costando 14 euros.

  Probablemente sea este último el más contratado, por una razón muy sencilla. La inmensa mayoría de los jóvenes de hoy no vemos la televisión en abierto, y los operadores de telefonía suelen ofrecer sus servicios de tv de pago siempre y cuando se contrate la fibra con ellos. Esto quiere decir que si deseas acceder a contenidos variados y de calidad tienes que gastarte –mínimo- sesenta euros al mes. Pero muchos han solventado este problema con Netflix. ¿Cómo? Muy sencillo.
 
   A Netflix no le importa que compartas tu cuenta con otras personas, que es lo que muchos abonados hacen. Allá va un ejemplo. Has contratado el servicio de 14 euros de Netflix, y tres de tus amigos desean también acceder a su catálogo. En vez de abonaros los cuatro te abonas tú solo, pero los otros tres te ayudan a pagar tu suscripción a condición de que les facilites los datos para poder acceder ellos también con la cuenta que tú tienes. Esto es sabido por los propietarios de Netflix, y si no les importa es porque saben que, probablemente, alguno de los amigos con los que compartes tu cuenta terminará por abonarse él también.

  Por otro lado, Netflix es una fuente inagotable de muestras de talento. ¿Por qué? Netflix no solamente produce contenidos propios en Estados Unidos, sino en todos los países en los que está, y los distribuye a todos sus usuarios (con versiones dobladas y subtituladas a diferentes idiomas). Es el caso, por ejemplo, de Las Chicas del Cable, que Netflix produce en España (en castellano) y distribuye en todo el mundo (doblada al inglés, italiano, francés y alemán, y subtitulada a, inglés, francés, árabe y rumano). 

   Todo esto se resume en algo que, al igual que una conclusión, será una realidad palpable: los soportes láser tienen los días contados. Mal que nos pese. 

domingo, 4 de febrero de 2018

LA PROFESIÓN DE LOS SENTIMIENTOS

Lo recuerdo perfectamente. Era solo un niño de diez años o menos cuando me sentaba frente al televisor, apagaba las luces, encendía una linterna imaginándome que era un proyector, y me sentaba -estando en pijama- a ver cualquier comedia de los Hermanos Marx, o cualquier película del momento. Eso era, para mí, la felicidad. Eso, y el señor Spielberg, me hicieron creer que quería ser director de cine.

Quería averiguar todos y cada uno de los entresijos técnicos que envuelven a cualquier producción de Hollywood. Devoraba todos los así se hizo -antes de que todo el mundo los llamase Making Of- y me tragaba cantidades industriales de cine clásico. El celuloide y su amiga la cinta magnética me atraparon. Pero, con el tiempo aprendí que todo eso podía disfrutarlo en mi propio idioma gracias a unas personas, totalmente anónimas, que hacían que yo disfrutara como un loco de todas las películas que pasaban por mis ojos. Hablo de los actores de doblaje. Más concretamente, hablo de los actores que se dedicaban al doblaje en el período comprendido entre los años cuarenta y ochenta. Aquellos que formarán para siempre parte de mi memoria auditiva, porque ya formaban parte de la memoria auditiva de mis padres.

Ellos son los culpables de una cosa: que yo quiera dedicarme al doblaje. Si los subtítulos no me han hecho sentir nada, ellos me han hecho emocionarme y sentir. Y de esto último, de los sentimientos, los actores de doblaje son plenos conocedores, como espero serlo yo. La interpretación en general es el arte de los sentimientos y las emociones, y lo digo sin dictar cátedra. Pero es que, el doblaje, además de todo eso, es el arte de pasar desapercibido en una obra audiovisual, o…¿acaso es posible?

Muchos profesionales del doblaje piensan que si te das cuenta de que la película está doblada, es por que está mal doblada. En efecto, si te pasas todo el metraje pensando en el doblaje, lo más probable es que este sea una bazofia. Pero no siempre es así. Y esto me lleva a recordar la primera vez que vi ese gran clásico de Billy Wilder que es “Uno, Dos, Tres”. No conocía ninguna de las voces que intervenían en esta película (salvo las de José Guardiola, Paco Sánchez e Irene Guerrero de Luna), pero desde el primero momento quedé prendado de la voz del actor que doblaba al protagonista, interpretado magistralmente por James Cagney. Hablo (sin quitar méritos ni ánimo de despreciar a nadie) del mejor actor de doblaje que hemos tenido en Madrid: el mítico Ángel Mari Baltanás.
¿Qué condiciones tenía Angel Mari Baltanás para ser un mito de los atriles? Muchas, pero quiero destacar tres que son absolutamente imprescindibles. La primera es que ERA UN EXCELENTE ACTOR, y la segunda es que ERA UN MAESTRO PEGÁNDOSE AL ORIGINAL. El actor de doblaje, el que lo es de verdad, engaña al público poniendo sus emociones al servicio de un actor que ya ha interpretado el papel, y se pega muy bien a la interpretación del actor al que dobla, para lo cual es absolutamente imprescindible escuchar al actor al que doblas antes de grabar tu intervención. Y la tercera, es que tenía una muy buena dicción, cosa que, como la sincronía, se puede trabajar. ¿Piensas que hay que tener necesariamente buena voz? definitivamente, NO. Los puntos importantes los he enumerado antes, la voz es algo secundario que te condiciona el tipo de papeles que te den, pero, si no eres actor, no puedes dedicarte al doblaje porque lo que cuenta es lo que transmites con la voz.

Los problemas que aquejan al doblaje vienen por otros derroteros. En los años setenta, los estudios de doblaje sabían que todos sus doblajes eran de calidad, y sus gerentes se involucraban mucho en el proceso de doblaje. Evitaban amiguismos, y la profesión del doblaje vivía su época de oro, pero…¿qué pasó? Pasó, entre otras muchas cosas, que las gerencias de renovaron, y, desde entonces, los empresarios -o, mejor dicho, las grandes multinacionales- del sonido ven los doblajes como un producto barato que está hecho para hacerles ganar dinero. Eso es, al menos, lo que creo.
Es por todo lo expuesto anteriormente que, si algún día me escuchas doblando un taquillazo -y espero que llegue ese día- y te gusta mi trabajo podrás agradecérmelo si lo deseas. Estaré encantado de hacerte pasar un buen rato, o por lo menos, hacer que te emociones. Pero -y esto lo digo con el corazón en la mano- agradéceselo a aquellos que están o han estado desde mucho antes que yo. Porque la culpa de que me escuches también será de ellos.



Hermanos Marx
Groucho diría lo siguiente:”La parte contratante que nos ve disfruta de mi labia gracias a Jose María Ovies. ¿Qué tal? Está muy bien, ¿eh?”

jueves, 1 de febrero de 2018

Déjame Que Te Cuente, Peruano

  Muchos ciudadanos creen que amar as un país es haber nacido en este, haber alzado las armas "a favor del mismo" o maltratar e intentar aniquilar a todos los extranjeros que viven en dicho país. Pero, como no hay más ciego que el que no quiere ver, es obvio que tienen la misma inteligencia y lucidez que una hormiga (lo cuál es un insulto para las hormigas).

  Esto lo ha comprendido un gran cineasta, el uruguayo Luis Ara Hermida, quien nos ha presentado un documental. Un documental en el que no se limita a glosar las excelencias de un país, sino en exigir al respetable (indirectamente) que cambie sus conductas en favor de la naturaleza del mismo. Hablo de un impecable documental, el que visualmente más me ha impactado de todos cuantos he visto; hablo de "Perú, Tesoro Escondido".







Un Tesoro en Sudamérica

  Perú es un país dividido en tres grandes regiones: Costa (lugar preferente de residencia de la población afroperuana), Sierra (donde todavía viven los descendientes de los Incas) y selva (donde habitan las más diversas criaturas que uno pueda encontrar).

  Luis Ara nos demuestra que no hace falta ser peruano para amar al Perú: la prueba de ello es la portentosa fotografía y el impecable ritmo narrativo que ha impuesto a este largometraje, poblado de planos cautivadores que rezuman sabiduría y buen hacer técnicos.

  El contenido es también destacable. No en vano, hasta hace poco un servidor no sabía que el surf tiene tanta devoción en el país andino, ni que todavía persisten -¡afortunadamente!- milenarios rituales amazónicos capaces de llegar a donde la medicina común no llega.

   En esta maravilla podemos observar con curiosidad la ingente fauna que puebla la selva peruana, y conocer algo más de la gastronomía de este país.

  Netflix ha tenido la inteligencia de distribuir este documental en su plataforma, y eso da buena prueba de su tino y su visión comercial. Que sea así por muchos años.